¿En qué se diferencian los niños de Hungría de los niños del resto del mundo?

Usando la investigación de nuestro estudio Kids of the World, aquí presentamos nuestros descubrimientos más recientes acerca de los niños húngaros entre los 6 y 11 años de edad:

Ellos se ven a sí mismos como niños interesados ​​por el mundo y como chicos innovadores. Los niños húngaros son incluso más propensos que sus pares globales a describirse a sí mismos como curiosos (95% vs. 89% de los niños globales). También tienen una tendencia más fuerte a verse a sí mismos como creativos (92% frente a 89% de los niños del resto del mundo).

La familia, los amigos y el entretenimiento son sus principales fuentes de felicidad. Pasar tiempo con la familia es lo que hace que los niños húngaros sean más felices, y es más probable que se sientan así que los niños del resto del mundo (76% de Hungría, 70% global). Los amigos son otra fuente principal de satisfacción (59% Hungría, 56% global). Y muchas otras formas de entretenimiento resultaron significativamente más altas como fuentes de felicidad en Hungría: ver programas de televisión (46% Hungría, 39% global), usar la Internet (42% Hungría, 31% global), tener su propio teléfono celular (35% Hungría, 24% global) y escuchar música (29% Hungría, 26% global).

Tienen círculos sociales más cerrados. Los niños húngaros mencionaron menos amigos en general que sus pares globales, un promedio de 8, en comparación con 13.3 entre los niños globales. Sin embargo, cuando se trata de los mejores amigos, los niños húngaros igualan el promedio global de 4.6.

Cuando se sienten estresados ​​y necesitan relajarse, son más propensos a liberar sus emociones. Es posible que los niños húngaros estén más en contacto con sus emociones que sus pares globales, con el 38% que dice que lloran cuando están estresados ​​(en comparación con el 24% a nivel mundial). Hablar con sus padres es una forma común de eliminar el estrés entre los niños en Hungría (38%). Jugar juegos en un dispositivo móvil es otra forma de sobrellevar el estrés (37%).

Ellos tienen más probabilidades de tener un teléfono inteligente que sus pares globales. En Hungría, el 45% de los niños tiene su propio teléfono inteligente, un porcentaje superior al promedio mundial del 37%. Es menos probable que tengan una tableta (37% en Hungría, 41% en todo el mundo).

Pero empiezan a usar las redes sociales más tarde. Los niños entre los 6 y 11 años de edad en Hungría, tienen menos probabilidades que los niños globales de tener una cuenta en las redes sociales (40% en Hungría, 44% global). En promedio, abren su primera cuenta en las redes sociales cuando son un poco mayores: 7.7 años en comparación con 7.2 entre los niños de todo el mundo.