A raíz de la crisis financiera de 2008, los jóvenes estadounidenses han luchado para alcanzar financieramente a las generaciones anteriores. En comparación con los Baby Boomers en la misma etapa de su vida, los adultos emergentes de hoy en día, ganan menos dinero, poseen menos activos y también tienen menos probabilidades de llegar a tener una casa propia. ¿Cómo ha afectado esto sus actitudes hacia el ahorro y los gastos?

El nuevo estudio de Viacom, “The Economy of Now” (“La economía de hoy”) , ofrece una visión profunda acerca de la cultura financiera de los jóvenes estadounidenses entre los 18 y 30 años de edad de hoy en día, a través de una encuesta representativa a nivel nacional, entrevistas individuales con jóvenes, y expertos en servicios financieros y métodos cualitativos tales como testimonios de videos de selfies, registros de vida y diarios. Aquí hay algunos de los principales descubrimientos:

La seguridad financiera es importante, pero no es una prioridad máxima. Sólo el 44% de los adultos jóvenes estadounidenses consideran la seguridad financiera como algo importante al tomar decisiones de vida. Le dan más importancia al hecho de compartir sus experiencias, a la libertad personal y a la auto realización.

Fueron criados para creer que todo va a estar bien. Enseñados por sus padres Baby Boomers, los adultos jóvenes estadounidenses, son optimistas y esperan que la riqueza les llegue en el largo plazo. Creen que merecen lo mejor, su trabajo debe coincidir con sus pasiones, el éxito llegará y todos saldrán ganando.

Tienen una actitud hacia el gasto del dinero de “sólo se vive una vez” y “viven una vida de ricos” con lujos accesibles. “Sólo se vive una vez” es un lema importante para esta generación. Estos adultos emergentes aspiran a “vivir como ricos” comprando productos que son “de lujo” pero asequibles, fáciles de obtener y que los hacen “sentirse ricos”.

Muchos se ven atrapados en un ciclo de gastos, esperando ahorrar más adelante. Muchos adultos jóvenes en los Estados Unidos creen que, eventualmente en un futuro, ganarán suficiente dinero. Podrán ahorrar cuando sus ingresos alcancen para cubrir su estilo de vida. Ellos tienen la idea de que si trabajan duro, entonces pueden permitirse darse sus gustos porque “¡sólo se vive una vez!”

Utilizan principalmente un abordaje digital en relación a sus servicios bancarios y a sus gastos. Los teléfonos celulares se sienten más seguros que las billeteras para los adultos emergentes en los Estados Unidos, y el 95% cree que todos los bancos deberían tener herramientas de banca móvil. Pero esto también significa que realizar gastos es más simple, y tal vez a veces, demasiado simple.

Las compras deben realizarse sin esfuerzo, para que ellos puedan volver a “vivir como ricos”. Los adultos emergentes quieren “comprar primero y salir de compras después”, pagar para recibir productos y luego decidir si los quieren conservar o no. Las devoluciones son importantes. Prácticamente todos los encuestados (92%) dijeron que volverán a comprar algo si las devoluciones son fáciles de realizar y el 79% quiere que el envío gratuito de las devoluciones sea algo estándar.