El mes pasado, en el festival de cine más grande de África, la actriz keniana, Samantha Mugatsia, ganó el premio a la mejor actriz por su actuación representando a un personaje lésbico en la película Rafiki. Una historia de vida de dos mujeres jóvenes que se enamoran, también fue la primera película de Kenia que se estrenó en el festival de cine de Cannes. La homofobia es un telón de fondo para esta historia de amor, así como para la recepción de la película en Kenia, donde la homosexualidad es ilegal y punible con 14 años de prisión. En 2018, la Junta de Clasificación de Películas de Kenia prohibió a Rafiki por “promover el lesbianismo”.

Si bien la homosexualidad sigue siendo un tabú en Kenia, hay señales que denotan una cierta mejora en dirección hacia una mayor aceptación. En respuesta al trabajo de los activistas de los derechos de los homosexuales, el tribunal supremo de Kenia tiene previsto votar en mayo sobre la posibilidad de anular la ley que penaliza el sexo gay.

El año pasado, Logo y Viacom publicaron los resultados de la “Global Attitudes Survey on LGBTI People”  (“Encuesta de Actitudes Globales Hacia Personas LGBTI”) de ILGA-RIWI 2018, una encuesta realizada a más de 116.000 personas en línea en 77 países, incluido Kenia. Revisamos estos datos para obtener una mejor comprensión de las actitudes de Kenia hacia la homosexualidad. Esto es lo que descubrimos:

Un creciente contingente cree que la homosexualidad no es un delito. En 2018, el 45% de los encuestados en Kenia no estaban de acuerdo con que los individuos que tienen relaciones con personas del mismo sexo deben ser acusados de delincuentes, en comparación con el 36% del año anterior. Por otro lado, el porcentaje que está de acuerdo con la criminalización disminuyó drásticamente, de 49% en 2017 a 35% en 2018.

La mayoría cree que las personas LGBT merecen derechos humanos. Dos tercios (67%) en Kenia, acordaron que los derechos humanos deben aplicarse a todos, sin importar por quién se sientan atraídos o el género con el que se identifiquen.

La mayoría de los kenianos no creen conocer a nadie que se identifique como LGBT. Nuestra investigación global reveló que conocer a una persona LGBT es el factor que más a menudo mejora las percepciones de las personas. Sin embargo, más de la mitad de los encuestados en Kenia (54%), dijeron que no conocen personalmente a alguien que sea LGBT. Entre los kenianos LGBT, es poco común estar completamente “fuera del armario”, con sólo el 28% de este grupo que dice que todos o la mayoría de sus familiares y amigos lo saben. A pesar de ser pequeño, el porcentaje de la población general que dice conocer a una persona LGBT está aumentando, de 26% en 2016 a 31% tanto en 2017 como en 2018.

En general, las percepciones acerca de la comunidad LGBT están mejorando. Cuando se les preguntó si sus actitudes hacia las personas LGBT han cambiado en los últimos 5 años, el porcentaje que dijo que sus actitudes se habían vuelto más favorables (34%), superó a los que dijeron que sus opiniones eran menos favorables (22%). Sin embargo, el grupo más grande (44%) dijo que sus percepciones se habían mantenido igual.

La representación en la industria del entretenimiento hace una diferencia. Entre los kenianos que dijeron que sus actitudes hacia las personas LGBT se habían vuelto más favorables en los últimos 5 años, ver a los personajes LGBT en la televisión y en las películas, contribuía más a su cambio de sentimiento (19%).